El COVID-19 y la música

Volver al blog

El COVID-19 y la música

Compartir artículo en:

La música y el COVID-19

 

Nadie está ciego ante la situación actual, la pandemia es una realidad y a nosotros nos tocó vivirla. Hasta ahora mucho se ha hablado de sus efectos sobre las personas y sus consecuencias en el mundo como lo conocemos; lo que significa que además de ser una amenaza para la salud, también lo es para la economía y para la sociedad, tal como lo plantea la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

Según esta organización en su segundo informe publicado este martes 7 de abril, expuso que “Las medidas de paralización total o parcial ya afectan a casi 2700 millones de trabajadores, es decir: a alrededor del  81 por ciento de la fuerza de trabajo mundial”, y aunque en el informe del 29 de abril anunció su reducción a el 68% de las fuerzas de trabajo, el número no deja de ser impactante; siendo el sector y los subsectores de las artes, el entretenimiento y la recreación uno de los más afectados con un riesgo medio-alto ante esta crisis económica y laboral, que repercute en los empleos como en los ingresos.
                                                                                                                                                    

Imagen de Pexels. El Coronavirus ha afectado a todos los ámbitos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero, ¿Cómo afecta eso a la música, o en especial, a la industria musical? 

 

La PwC estima que, al menos el 60% de las ganancias de la industria musical vienen de los conciertos o eventos en vivo, las cuales, por la pandemia, se han visto afectadas en su totalidad.

Desde los más grandes festivales hasta los conciertos más pequeños y locales han sido cancelados con el fin de impedir la aglomeración. Tal como lo afirma el reciente editor de Recording Academy, John Ochoa: “Si bien los expertos y analistas de la industria están proyectando que el negocio de conciertos en vivo podría perder miles de millones, las consecuencias financieras son prácticamente incalculables en este momento.”, situación que pone en gran riesgo a aquellos que son más vulnerables, como los artistas de poco alcance, o a otros trabajadores que juegan un papel importante tales productores, como promotores, organizadores de eventos, el staff,  etc.     

 

Por otra parte, empresas de medición como Nielsen y Billboard expresan que el uso de las plataformas de streaming se ha triplicado ya que una buena parte del contenido en vivo ha sido “stremeado”, sin embargo, a pesar de ser una buena alternativa de ganancias y de su boom en los últimos años, no es la fuente principal de ingresos, a lo que se le suma el decaimiento de la popularidad de las canciones que encabezan la lista ya que los usuarios han preferido buscar temas del pasado.

 

Y, ¿Todo ha sido negativo para el mundo de la música?

 

La respuesta es no, ya que, no sólo ha ocurrido un incremento en la creación musical, sino que el sector de la música ha sido uno de los más generosos y unidos. Desde hacer conciertos en vivo a través de plataformas como Youtube y las redes sociales, hasta ayudar en la búsqueda de subsidios por parte de los gobiernos o programas para todos los músicos alrededor del mundo cuyos trabajos se han visto afectados, tales como los conciertos de beneficencia o el fondo de ayuda MusiCares, una fundación afiliada a la Recording Academy.

 

Imagen de freepik. A pesar de la crisis, siempre seguiremos disfrutando de la música.

 

 

Además de esto, también es importante mencionar que las academias, los institutos culturales y los profesores, a pesar de la falta clases y alumnos, no se han visto tan gravemente afectados. El sector de la enseñanza tiene un riesgo bajo ante las repercusiones de la crisis económica, porque, como lo plantea Manuel T. Ludeña profesor de música en Valencia, España “… programas y herramientas de videoconferencia, entre muchas otras, están propiciando que,  no solo las clases de contenido teórico, sino también las clases instrumentales se estén llevando a cabo con cierta normalidad.”, incluso con los problemas que puedan tener algunos profesores y alumnos con el acceso a internet.

 

De esta manera, vemos que el mundo de la música, a pesar de verse gravemente afectado, ha seguido llenándonos de paz en momentos de crisis, y se ha puesto manos a la obra para aportar soluciones a las cuales se pueden sumar muchos músicos, demostrando que ante toda situación siempre está la fortaleza de la unidad y la adaptación.

Deja tus comentarios

Inicia sesión o Regístrate para porder comentar este artículo.

No hay comentarios para este artículo.